Santa Cruz de Tenerife
BUENOS DÍAS FLORILÁN

Frases populares


3/feb/02 20:52 PM
Edición impresa
LA FRASEOLOGÍA POPULAR es riquísima y debería ser citada tanto por lo menos como se hace con lo que dijeron los clásicos o los personajes sobresalientes del momento actual. En la última semana he oído dos de estas frases que son, más que frases, unos breves compendios de filosofía. Una de ellas, no me pregunten quién es el autor o de dónde procede, porque no sabría decirlo, es referida a los que hemos nacido aquí y a los que han venido de fuera. Se originó al parecer en una discusión entre isleños y penínsulares, y alguien sentenció: "Godos somos todos; lo que pasa, es que unos llegaron antes que otros". Quería con esto decir, como se comprenderá, que pocos, muy escasos, si es que hay alguno, son los que pueden presumir de auténticos nativos. Siempre se ha hablado del mestizaje o cruce de razas que ha dado origen a la actual población canaria, empezando porque, como dicen algunos, ni siquiera los guanches eran de aquí, sino que vinieron de Berbería. La otra frase, ésta ya en boca de un peninsular, porque el personaje no ha gozado nunca aquí de popularidad, es la de ese comentario: "ha tenido más aventuras que Barceló por la mar". Con ella el que lo decía, estaba refiriéndose a una vida azarosa, con muchos problemas y apuros, pero que han sido salvados oportunamente todos. Antonio Barceló fue un marino mallorquín del Siglo XVIII, que se distinguió por sus hazañas y éxitos persiguiendo a los corsarios moros que se acercaban con frecuencia a las costas españolas, atacándolas y llevándose como botín todo lo que podían.
Al parecer, enterado Carlos III de sus meritorios hechos y de sus éxitos, lo mandó llamar a la Corte y lo nombró comandante de los reales jabeques (embarcaciones de tres palos), con los que prosiguió sus proezas, ahora bajo la enseña nacional. En el sitio de Gibraltar, en 1779, fue nombrado comandante general de la escuadra y por último mandó la expedición contra Argel, plaza que bombardeó en dos ocasiones.
Las historias de Antonio Barceló calaron mucho en el pueblo, por lo que éste no dudó de incorporar su recuerdo a circunstancias de la vida diaria, como hace con otros muchos episodios. Y así, cuando un individuo no cesa en su empeño y es capaz de llegar a la meta que se ha marcado, a pesar de todas las dificultades que le han podido surgir, se dice de él que "da más guerra que Barceló por la mar".