ELDIA.es, volver a la portada
Crisis a?rea int.
Conflicto por los vuelos con Canarias
Moci?n de censura
No sali? adelante: entrevistas, cr?nicas, ...
PUBLICIDAD
Informaci?n econ?mica actualizada cada 5-10 min.
  Especiales   Debates   Entrevistas   Buscador   Hemeroteca   Ticker de noticias
 Portada
 ?ndice
 Actualidad
  Criterios
 Tenerife
 Santa Cruz
 La Laguna
 Tenerife Norte
 Tenerife Sur
 La Palma
 Islas
 Venezuela
 Canarias
 Vivir
 Sucesos
 Cultura
 Dinero y Trabajo
 Nacional
 Internacional
 Jornada
 Deportiva
 Esquelas
 Agenda
 Gente
 Comunicación
 Última
  Portada
  impresa
  Mercados
  Subvenciones
  Publicidad
  Gacetillas
  Suscripciones
  Conózcanos
  Contacto
 
Ir al ?ndice de CriteriosDomingo, 30
diciembre 2001

Alejandro de Bernardo

Vacunas contra la paz



DENTRO DE VEINTICUATRO horas, tan s?lo un d?a, el a?o habr? terminado. Es suficiente un giro de cabeza, una mirada al retrovisor, para darnos cuenta de lo mal que nos llevamos con el tiempo. Nos traiciona por la espalda, sin que nos percatemos que cada golpe de p?ndulo es un segundo menos en la ruleta de las oportunidades. Suele ser habitual, coincidiendo con la ca?da de tel?n, hacer balance de lo acaecido durante el a?o. Cada uno se enfrenta a su minihistoria, pero ya como espectador, como si estuviera viendo una pel?cula. Nada se puede cambiar. Todo es pasado. Suficiente para entender que nada hay tan fugaz como el ahora y, sin embargo, siempre se dice "hay que vivir el presente". ?C?mo se come eso? ?A qu? se debe esa idolatr?a de la fugacidad?
Probablemente, a nuestra propia esencia. Somos breves, peque?os, fugaces como esas estrellas que cruzan los cielos y que conceden los deseos siempre y cuando, eso s?, se decidan en un instante.
Junto a los millones de minihistorias personales est?n los acontecimientos, que no son otra cosa que situaciones que afectan a mucha gente. Fen?menos que cambian la historia de una parte importante del mundo. En la memoria de este 2001 y en la retina de todos, una fecha quedar? grabada a fuego. El 11 de septiembre perdi? su anonimato para siempre y se erigi? como punto de partida de una nueva forma de ver las cosas: asom?ndose desde el miedo.
Am?rica, la gran Am?rica, perd?a su presuntuosidad y arrogancia a manos de un grupo de fan?ticos y se ahoga en la contemplaci?n de la propia vulnerabilidad. Como le?n herido, dando zarpazos a cualquier bicho que se mueva, a cualquier bulto sospechoso, por peque?o que sea. Todo es peligroso y - lo peor de todo - hay que dar rienda suelta a la venganza, escondi?ndose en la bandera de la paz.
La persecuci?n de Bin Laden acarrea exagerados "da?os colaterales". La furia desencadenada sobre un pueblo triste, pobre, y brutalmente derrotado por los unos y por los otros. Un pueblo, que como tal pueblo, no tiene culpa de nada, ni de la barbaridad de la destrucci?n de las Torres neoyorkinas, con los miles de v?ctimas inocentes, ni de la tiran?a est?pida de unos cuantos "seminaristas" salidos de madre.
Cabe intentar una justificaci?n a la guerra, aludiendo a determinadas causas, pero las muertes posteriores, las canallescas v?ctimas de la cacer?a humana, la desnuda y cruel?sima demostraci?n de la condici?n primitiva del ser humano, persiguiendo hasta su propia sombra por satisfacer instintos de venganza, me parece digno de ser sometido a juicio. Ya sea humano o divino.
Contemplar a un pueblo persiguiendo a hombres vencidos, humillados y fugitivos, como asistir al asalto de edificios para el exterminio de sus ocupantes, es algo que produce espanto y mueve a renunciar a la condici?n de seres humanos.
Los ni?os americanos han recibido - ?de Santa Claus? - armas y aviones de guerra "de juguete" para luchar contra los talibanes. ?Traer?n los Magos a los ni?os de Israel, Palestina, La India o Pakist?n, los mismos artilugios?
Si el pasado es historia y el presente es tan fugaz... ?No es ?sta la mejor vacuna contra la paz? Feliz a?o nuevo.
Posterior
Los premios


 

 

 

Un CD que no te puedes perder



Imprimir
Volver al índice

Los premios

Impulso al desarrollo ganadero

Reflexiones ante el nuevo a?o

Venezuela: posibles despojos a los canarios

Un nuevo concierto navide?o

m?s...

 Portal ELDIA.ES | Buscador | Entrevistas | Hemeroteca | Portada en papel | Ticker de noticias | Documentos
 Editorial Web institucional Publicidad medio impreso - internet | Suscripciones | Solicitud de ejemplares | Direcciones de contacto | Promociones anteriores | Teléfonos
 Comunidad ?Quiere que su p?gina de arranque sea eldia.es? Leer instrucciones
Si desea enviar una carta al director o a alguna de las secciones del periódico, nuestro e-mail de contacto.
 

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A.
(Avda. Buenos Aires, 71 S/C de Tenerife - España.)

Publicación digital controlada por OJD