La primera de
EL DIA en papel

?ndice de la secci?n folklore

Portada

Posterior

SECCIONES
Criterios
Tenerife
La Laguna
Tenerife Norte
Tenerife Sur
La Palma
De Toda Canarias
De Toda Espa?a
Econom?a
De Todo el Mundo
Deportes
Sucesos
Cultura
 LA ULTIMA La ?ltima

el lunes 18 de septiembre te espera una jornada ol?mpica

NUEVAS SECCIONES
Venezuela
Folclore
Esquelas


el d?a dec?a ... la prensa dec?a...

p?gina de inicio

SUPLEMENTOS
 Opiniones de la semana
 CD Tenerife
 Concurso de Ideas, Las Teresitas
 Calidad de las playas
 Documentos

editorial leoncio rodr?guez s.a.

 

DOMINGO, 24 DE SEPTIEMBRE DE 2000


TACORONTE EN FIESTAS

DOMINGO, DIA DE LA OCTAVA


DESPUES de haberse desarrollado durante el mes de septiembre gran cantidad de actos programados en honor del Sant?simo Cristo de los Dolores llega el ?d?a grande?, ?el D?a de la Octava?.

Desde las primeras horas comienzan a llegar avalanchas de fervientes peregrinos, oriundos de todos los rincones isle?os, en especial desde G??mar, Arafo y Candelaria. Todos vienen sedientos en busca de esa d?diva divina que ponga paz en sus corazones; tienen plena confianza en el Cristo abrazado al madero que les infunde con su mirada tranquilidad y sosiego hasta una pr?xima visita.

Si repasamos la historia, encontraremos que la imagen del Cristo lleg? a Tacoronte en 1661, gracias al patrono del convento de San Agust?n, D. Tom?s Pereyra de Castro - Ayala, que la trajo de Madrid, creando, en principio recelos entre el clero por la extra?a iconograf?a de un Cristo desclavado, asido al madero.

La Fiesta del Cristo se celebra desde 1662, en el domingo inmediato siguiente a la exaltaci?n de la Cruz (14 de septiembre); el D?a de la Octava puede tener su origen en un voto o promesa de un emigrante de este pueblo, Francisco Guti?rrez, afortunado en su aventura por las Am?ricas, que por el a?o 1756 contribuy? con diversas ayudas para las iglesias principales de Tacoronte, donando 1.200 pesos ?impuestos a censo para una fiesta anual con misa, reuni?n y procesi?n del Cristo de Tacoronte, ceremonial que se realizar?a el primer domingo despu?s de la Fiesta principal, es decir, el denominado ?Domingo de la Octava?.

Desde tiempos remotos, en la Octava del Cristo, se acrecienta la afluencia de la gente; Tacoronte siente con orgullo y admira esa fe peregrina que le llega y le ofrece toda clase de hospitalidad en esta Ciudad - Campo, para que viva la paz y el sosiego que impacta el Cristo de sus amores.

A los que ya somos algo mayores, el mes de septiembre siempre nos trae muchos recuerdos del pasado, sobre todo las correr?as infantiles por la Plaza del Cristo, observando con curiosidad las t?picas ruletas en las que invert?amos los cinco c?ntimos o la perra gorda, intentando llevarnos la gallina, el conejo o la pareja de palomas; lo mismo, acud?amos a la t?mbola a empe?ar la perra chica, ilusionados con la caja de sorpresas, el bast?n de caramelos, algarrobas o regal?es, u otros peque?os regalos, para nosotros muy atractivos. Tambi?n nos divert?amos apuntando y apostando en las casetas de tiro, o corriendo para ver la carrera de cintas a caballo, jinkama motorista, cuca?as infantiles y juveniles, mientras nuestros mayores acud?an a las exposiciones de pintura, escultura, concursos de agrupaciones de cuerdas, festivales art?stico - musicales, la lucha canaria, el boxeo, actos que en su mayor?a se celebraban en el antiguo convento, hoy Casa de la Cultura. Tambi?n admir?bamos la pirotecnia, entonces, a cargo del famoso foguetero de Tacoronte, D. Horacio Padr?n.

Alrededor de la plaza los ventorrillos ocupaban todo el contorno y en el ambiente no se respiraba otra cosa que un arom?tico y exhuberante olor a carne de cochino fresca, de conejo en salmorejo o de las mejores garbanzas con patas de cerdo (seg?n los de la ?poca como para chuparse los dedos). Todo esto ir?a acompa?ado del mejor vino tinto ?puro de la parra que se colaba solo? (como dec?an los entendidos de entonces), y con unas buenas papas arrugadas.

Todo esto se un?a a la fe y la devoci?n y constitu?an el mejor componente atractivo para el lugare?o y el visitante.

Momento cumbre en el recuerdo, que a?n persiste, la procesi?n del Cristo al mediod?a, justo en el momento en que la imagen hace su aparici?n en el portal del templo, coincidiendo con el himno nacional interpretado por la Banda de M?sica.

Es el instante en que el Cristo mira, el Cristo habla en su silencio. ?L?grimas!, ?sentimientos!, ?vivas emocionados! Es la contrapartida. Ser?a imposible describir la impresi?n del momento. ?Hay que vivirlo! Hoy seguimos experiment?ndolo.

A partir de ah?, el Cristo recorre las calles y plaza con sones triunfales, entre v?tores y aplausos emocionados y alguna que otra saeta (al estilo tacorontero). Inician el cortejo chorreantes cirios de fervientes devotos, muchos de ellos descalzos en se?al de penitencia, como ordena la promesa; contin?a la organizada y seria Hermandad del Sant?simo Cristo que es la que dirige; en medio la imagen esbelta abrazada a la Cruz, que no cesa de mirar al frente y a ambos lados donde a su paso se agolpan cantidad inmensa de fieles convictos; a continuaci?n, la presidencia eclesi?stica y civil, compuesta por las m?ximas autoridades locales, insulares y regionales, culminando la procesi?n dos bandas de m?sica y un gent?o inmenso como acompa?ante.

?Es la procesi?n de la emoci?n y el sentimiento! ?Es la experimentaci?n de algo distinto y sobrenatural! ?Es la procesi?n del divino encuentro!

* Alcalde - presidente


HERMOGENES PEREZ ACOSTA *

 

CRITERIOS | TENERIFE | LA LAGUNA | TENERIFE NORTE | TENERIFE SUR | LA PALMA
DE TODA CANARIAS | VENEZUELA | DE TODA ESPAÑA | ECONOMÍA | DE TODO EL MUNDO
DEPORTES | ESQUELAS | SUCESOS | FOLCLORE | CULTURA | LA ?LTIMA

Arriba


E-mail Contacte con nosotros
© Copyright 2000, Editorial  LEONCIO RODRIGUEZ, S.A.