Portada

AnteriorPosterior


criterios

el día decía ... la prensa decía...

la última

opiniones

verano 2000. calidad de las playas

editorial leoncio rodríguez s.a.

 

LOS VALORES DE LA JUVENTUD ACTUAL


CREO, y no lo digo en sentido peyorativo, que estamos viviendo unos malos momentos. No me refiero a la situación política ni a la económica, me refiero a la enorme crisis de valores morales que, en mi opinión, se está viendo en esta sociedad. Esta crisis generalizada y, para usar una palabra de moda, global, tiene su máximo exponente en la juventud de nuestro tiempo. La juventud actual sufre de abulia, vive en un estado de letargo que afecta a una inmensa mayoría de sus miembros, a los cuales no somos capaces de introducir, alentar, animar e involucrar en tantos y tantos problemas como los que en la actualidad sufre nuestra sociedad.

Esta abulia generalizada tiene su exponente en datos, estadísticas sobre la violencia juvenil; índice de consumo de alcohol, sobre todo los fines de semana; disminución de la edad de comienzo de este consumo; horas de televisión, y algo muy preocupante, la enorme manía por copiar modas traídas del exterior y que sólo sirven para acentuar más si cabe esta crisis. Días pasados se habló mucho de la falta cada vez mayor de cultura general en nuestra juventud, se habló de las escasas horas que los jóvenes de hoy dedican a la lectura o a asistir a actos de carácter cultural, parece, y es algo que se está viviendo, que sólo interesan el bar, la cerveza y los bodrios, léase en este apartado el «Gran Hermano».

Hubo un tiempo no muy lejano en que era la música el norte de muchos y muchos jóvenes, hoy en día son multitud de banalidades las que cubren el escaso interés que, por lo general, demuestra nuestra juventud. Un ejemplo claro de esa fantasía que está mermando - hablo siempre desde mi punto de vista - es la idea del fútbol y que en este deporte está la posible solución de los problemas del futuro; no digo que hay quien - eso está claro - ha solucionado su vida con el fútbol, pero estos «afortunados» son una minoría. El triunfo, el futuro está en el estudio, la preocupación y la participación real en todo lo que ayude y colabore a la formación personal.

Días atrás asistí a la entrega de una Medalla de Oro al trabajo y vi en esas personas la ilusión de la lucha, la ilusión de una vida dedicada a la producción, vi proyectos sin terminar, y vi que aún había ganas de terminarlos.

Siempre recuerdo aquella anécdota. Llegaba Fleming a la estación de Londres. Una muchedumbre se agolpaba en sus andenes, y el sabio preguntó: «¿Tanta gente conoce mi obra en Gran Bretaña?». La contestación fue desoladora: «Esta gente viene a recibir a Jorge Negrete». De igual manera vemos cómo la actualidad sólo nos deja «ídolos de pies de barro», héroes de hoy para mañana, personajes cuyo único mérito es decir que son famosos, o participar en este o aquel concurso televisivo, y es este el ejemplo que estamos dando a nuestra juventud; porque, si nos quejamos, yo por lo menos lo hago, de esa desidia y esa abulia, también hay que tener en cuenta que no es mucho mejor el ejemplo que se está ofreciendo día tras día, ni son muchas las oportunidades que damos los mayores para que esto cambie.

* De la Sociedad Española

de Médicos Escritores


FELIPE COELLO HIGUERAS *

 

TENERIFE | LA LAGUNA | TENERIFE NORTE | TENERIFE SUR | LA PALMA | DE TODA CANARIAS
DE TODA ESPAÑA | ECONOMÍA | DE TODO EL MUNDO | DEPORTES | SUCESOS | CULTURA


Contacte con nosotros
© Copyright 2000, Editorial  LEONCIO RODRIGUEZ, S.A.